¿Qué es el dominio de una página web?

Cuando decides crear tu propio proyecto en Internet, no tardarás demasiado en encontrar toda una serie de conceptos que te parecerán extraños en un primer momento, pero con los que te debes de familiarizar si realmente quieres llegar a alguna parte.

Un concepto muy importante que tienes que estudiar y comprender desde el primer momento es lo que se conoce como hosting.

¿A qué llamamos hosting?

Lo primero que debes saber es que las redes funcionan con un sistema de IPs; es decir, códigos que ayudan a establecer la conexión con diferentes páginas. Cada página tiene asociado uno de estos códigos, siendo únicos. Las IPS que se utilizan ahora mismo son las de versión IPv4, teniendo esta estructura: xxx.xxx.xxx.xxx.

Sin embargo, los expertos aseguran que este sistema está en colapso, y que pronto habrá que cambiar a las direcciones IPv6, con una estructura mucho más larga.

Sería un auténtico dolor de cabeza tener que estar recordando tantos códigos. Por ejemplo, la dirección IP de Google es 66.102.11.104.

Para hacer mucho más fácil la navegación en Internet, nos encontramos con el protocolo DNS. Permite la transformación de esos códigos numéricos en cadenas de texto mucho más fáciles de recordar, dando forma al dominio. Al igual que la dirección IP, el dominio también es único.

¿Cuál es la estructura de un dominio?

Siguiendo el ejemplo de Google, vamos a analizar la estructura con un clásico, con https://www.google.es.

La primera parte, el “http”, hace referencia a un protocolo de transferencia que permite compartir información entre servicios y clientes. También podemos encontrar el protocolo “https”, utilizado para encriptar información (usado principalmente en bancos y en instituciones varias, aunque ahora lo puede contratar todo el mundo), u otros como FTP.

Por otra parte nos encontramos con el nombre del dominio en cuestión, en este caso es “google”, nombre que puede elegir el usuario en el momento en el que lo da de alta.

Finalmente nos encontramos con la extensión del dominio, divididos básicamente en dos partes:

-Dominios de primer nivel: Son los más clásicos, por ejemplo .com, .org y .net. No se refieren a una zona específica.

-Dominios territoriales: Son los que hacen referencia a un país en concreto: Los de España son “.es”, los de Francia “.fr”, los de Italia “.it”…

 ¿Hay alguna diferencia entre registrar una extensión de dominio u otra?

Lo cierto es que no hay nada que no se pueda hacer con un dominio, que no se pueda hacer con otro.

Ahora bien, algunos están restringidos para los ciudadanos de un país en concreto, algunos tienen un plazo más o menos ajustado para hacer la renovación de los mismos, otros están más bien pensados para organizaciones y asociaciones varias…

¿Qué son los dominios “.es” y porque vale la pena registrarlos?

En el momento en el que salieron los primeros dominios “.es” (cómo ya hemos dicho, los propios de España), desde el Gobierno se ponían toda una serie de trabas para poder registrarlos; por ejemplo, tan solo los podían registrar los empresarios, había que hacer toda una serie de trámites y, además, no eran baratos, precisamente.

Ahora los podemos adquirir en tan solo unos pocos minutos, además a precios muy asequibles.

Si vamos a crear un proyecto en España, deberíamos registrar un dominio .es para poder incentivar la confianza en el usuario; especialmente práctico si lo vamos a asociar con un tipo de negocio que también opera de manera online (por ejemplo, un hotel que aprovecha la página para ofrecer servicios de reserva de habitaciones).

Como recomendación, deberías contratar, como mínimo, el dominio .com y el .es para cualquier proyecto en el que quieras invertir.

Bonus: ¿Y cómo afecta el dominio al posicionamiento?

Es un factor clave que puede ayudarnos a ganar mucho dinero en muy poco tiempo.

Si conseguimos un dominio con una palabra clave que queramos posicionar, trabajamos bien la estrategia de contenidos y hacemos nuestros deberes en la estrategia de linkbuilding, nos puede salir muy bien la jugada.

Por ejemplo, si compramos un dominio que se llame cafeterasbaratas12.es; cuando el usuario busque “cafeteras baratas”, tendremos una mayor posibilidad de aparecer en las primeras posiciones.

De aquí se desprende la importancia que tiene el dominio para cualquier proyecto web.

Leave a Reply

Trece + catorce =